traduccion-diseño-web

Como empresarios conocemos la importancia de la comunicación con nuestros clientes. Siempre buscamos que nuestro mensaje llegue correctamente y sea recordado, pues será una de las bases del éxito de nuestro negocio. Por ello, es fundamental que nuestro mensaje se adapte al idioma y a la cultura de nuestros clientes potenciales.

Imaginemos por un segundo, que acabamos de llegar a un restaurante; pedimos que nos traigan la carta y al abrirla nos damos cuenta de que no está en nuestro idioma. ¿No nos transmite una sensación de incomodidad o frustración? Y en el caso de que seamos bilingües, ¿verdad que lo primero que haremos será buscar el apartado en nuestra lengua materna?

traduccion-diseño-web

No subestimemos el poder del lenguaje, es evidente que los clientes siempre se sentirán más cómodos y próximos a nosotros si nos adaptamos a su idioma y a su cultura. Así que las posibilidades de que adquieran nuestros productos o servicios siempre serán mucho mayores.

Indudablemente, una web multilingüe marca la diferencia entre la competencia; y tanto la traducción como la adaptación lingüística al mercado local (localización) nos brindará un mayor número de clientes, así como su posterior fidelización. Lo que también se traduce en una inversión rentable a corto y largo plazo.

Nuestra página web siempre será la pieza clave de la promoción de nuestra empresa, ya que será nuestra máxima representante a escala global.

traduccion-diseño-web

Si cuando tenemos un evento importante queremos mostrar lo mejor de nosotros mismos y acudimos a asesores de imagen, peluqueros, esteticistas, etc. ¿Cómo no vamos a hacer lo mismo con nuestra web?

Si queremos ofrecer confianza y profesionalidad, no podemos dejar ningún detalle al azar; así que es fundamental que tanto los diseñadores, programadores web, traductores y correctores trabajen juntos para conseguir los mejores resultados.